Noticias

Curiosas recetas inventadas en la literatura

  • Algunos alimentos fantásticos se han hecho realidad.
  • Se pueden encontrar incluso en tiendas.

Caldero y cocina de brujería.

La gastronomía es una manera genial de humanizar personajes y hacer conectar sus emociones con el lector. Del mismo modo, sirve para describir una cultura y hacernos interesar por sus detalles. Por eso no es extraño que en muchas novelas se nos hable de comida y recetas. La novela negra es un gran ejemplo de ello, pero a veces se va más allá de la realidad y los autores llegan a inventarse no solo recetas, sino también tipos de alimento jamás probados por persona alguna.

Uno de los primeros en fijarse bien en la gastronomía de origen fantástico fue J. R. R Tolkien. Ni que decir tiene que el gran amor que sentimos por los hobbits es una consecuencia directa de su pasión por el buen comer y beber. Sin embargo, el gran plato de El señor de los anillos es una receta élfica, el lembas, el pan del camino. Ese que con una pequeña ración bastaba para andar kilómetros y kilómetros. (Si sois más de Bilbo Bolsón, hay que recordar sus pastelitos de semillas, un clásico de La Comarca).

La serie de libros de Harry Potter también tiene mucho de comida especial. Desde la cerveza de mantequilla a los caramelos de cientos de sabores, lo cierto es que las recetas de Rowling han dado el salto al mercado industrial y, de hecho, se comercializan muchas de las golosinas que aparecen en los libros. En cuanto a la cerveza, se puede probar en el parque temático dedicado al joven mago en Orlando.

Otro de los libros donde los dulces eran protagonistas absolutos: Charlie y la fábrica de chocolate, de Roald Dahl. Por desgracia, las chucherías que se comercializan bajo su nombre no cambian el color de la piel y tampoco te hacen flotar en el aire. Pero, en cualquier caso, sirven para darse un gustazo nostálgico.

En la Crónica del Asesino de Reyes, de Patrick Rothfuss, se menciona una bebida maravillosa, el Metheglin, cuyo sabor se asemeja al del mismísimo verano. Bien, si eres un fan de esta saga, estás de enhorabuena, ya que el propio autor ha hablado sobre cómo obtener el Metheglin en casa. Se trata de una especie de hidromiel que no debería ser complicada de fermentar. Para los más curiosos, aquí esta la receta en el blog de Rothfuss.

Pero si un autor de fantasía se ha preocupado de crear una enorme gastronomía, ese fue el gran Terry Pratchett. Su serie de Mundodisco está plagada de comida curiosa, desde el terrible pan enano, usado como arma, las ratas de la suerte -bien fritas-, y las salchichas en un pan que vende el gran Y-voy-a-la-ruina Escurridizo. De hecho, existe un libro de recetas del Mundodisco, recopiladas por la gran bruja Tata Ogg.

¿Qué os parecen estos platos? ¿Cuál es la receta fantástica que más os apetecería probar? Os esperamos, como siempre, en los comentarios.

from Lecturalia https://ift.tt/2U1poJN
fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s